Temporada nueva…¿juego nuevo?

alexgalera 16 julio 2009 7

Esta temporada 2009-2010 la liga española se vestirá de gala. Tras incorporar a los mejores jugadores de la liga francesa (Benzemá), italiana (Kaká’) e inglesa(Cristiano Ronaldo), por parte del Real Madrid, ahora se podrá disfrutar también de la calidad de uno de los mejores futbolistas de la liga escocesa, Shunsuke Nakamura, procedente del Celtic de Glasgow.

                                                         dibujo.jpg

El japonés, a sus 31 años recién cumplidos, se ha convertido en el ídolo de la afición perica. Es el Cristiano Ronaldo de Cornellá. Sin embargo, no todo será pan comido para él. Takeshi Okada, el seleccionador nacional del imperio del sol naciente ya le ha dado un toque de atención; si no mantiene un ritmo alto y constante en la competición española, no será seleccionado para jugar el mundial del Sudáfrica que se celebra el próximo verano. De modo que, pese a ser etiquetado como un crack, Nakamura deberá jugar muchos minutos y mostrar y demostrar su capacidad física, puesto que en su país se le califica de “débil”. Recordemos que en el mundial de Corea y Japón de 2002 ya estuvo ausente por este motivo.

 La plantilla está contenta con esta “mediática” incorporación. Aun así, Dani Jarque ya avisa: “El Espanyol no cambiará su manera de jugar por Nakamura”. Y es que después de la recta final de la temporada ya pasada, debe mantenerse ese espíritu luchador. Como afirma el de Sant Boi, “si la afición mantiene la misma ilusión que en el tramo final de la pasada campaña, Cornellá será un campo complicado para los rivales”. Así pues, no falta mucho para poder seguir la evolución de Nakamura, el nuevo 7 del Espanyol, puesto que podría debutar en el partido inaugural del nuevo estadio el domingo 2 de agosto frente al Liverpool de Rafa Benítez. Y a partir de entonces, a ponerse las pilas, porque la liga empieza fuerte, ya que la segunda jornada de la temporada enfrenta al Espanyol contra  el renovado equipo galáctico de Florentino Pérez.

 Ánimos.