Prevenir un esguince

Pablo 6 julio 2014 2

esguinces1

Cuando realizamos un ejercicio físico es probable que si no tenemos una buena preparación previa o un buen calentamiento, suframos de algún tipo de lesión. Uno de los más comunes cuando hacemos un ejercicio físico es el esguince de tobillo.

El esguince de tobillo se produce cuando tenemos un estiramiento brusco en los ligamentos, superando los límites que dicho ligamento puede soportar. Cuando tenemos un golpe en esa parte, suele suceder que el líquido sinovial salga de la cápsula articular, lo que hace que se genere la famosa inflamación que muchas veces tenemos en la parte de los tobillos.

Para prevenir un esguince lo mejor es un calentamiento adecuado, tratar de hacer el ejercicio en una zona correcta, sobretodo el terreno donde se haga, y tratar de hacer el ejercicio con el sumo cuidado que se tiene que hacer para no sufrir lesiones de manera poco sensata.

Si hemos sufrido un esguince lo mejor es parar rápidamente el ejercicio para no empeorar la parte afectada, y adjuntarle una bolsa de hielo o algo frío sobre la parte inflamada en un tiempo aproximado de 10 minutos para que así el líquido liberado se deshaga y vuelva a bajar la inflación. Es la manera más rápida de rebajar un esguince, pero debe saber que no es bueno volver al ejercicio rápidamente a pesar de haber bajado la inflamación. Una lesión de esguince puede tener varios grados de gravedad, por ello lo mejor será descansar al menos un día y ver como evoluciona nuestro tobillo.